Featured

Sobre desecración: Andrés Serrano, Piss christ.

Ilan Stavans – Jorge J. E. Gracia

Durante los últimos años, el crítico cultural Ilan Stavans y el filósofo analítico Jorge J. E. Gracia han participado en una serie de diálogos sobre estética, etnicidad y poder. El resultado es el libro Trece formas de ver el arte latino, publicado por Duke University Press en febrero de 2014. Cada una de sus discusiones gira en torno a una obra de arte canónica diferente, desde fotografías hasta graffiti, desde pinturas hasta litografías, por figuras como como los hermanos Einar y Jamex de la Torre, Jean-Michel Basquiat, José Bedia, Martín Ramírez y Mariana Yampolsky. El siguiente extracto considera la controvertida fotografía de Andrés Serrano, Piss Christ, que fue el centro de un furioso debate en 1987 sobre la financiación de obras de arte por parte del gobierno de los Estados Unidos.

Jorge J. E. Gracia: 

“Piss Christ” de Serrano es quizás una de las piezas de arte más controvertidas que se han producido en los últimos tiempos, y por razones que son muy diferentes de las razones por las que otras obras de arte han resultado controvertidas en el pasado. Les demoiselles d’Avignon (1907) de Picasso fue controvertido porque revolucionó el arte de principios del siglo XX. Una representación de un conjunto salvaje de mujeres, con rostros que emulaban máscaras africanas y pintaban en el estilo que más tarde se convirtió en el cubismo, involucrados en algún rito primitivo, era más de lo que el mundo del arte en ese momento podía tomar, utilizado como era para el lienzos relativamente inofensivos de los impresionistas, que tratan con frecuencia con paisajes y flores. Creó un alboroto y cambió para siempre el curso de la pintura en particular y el arte en general. Se puede hablar fácilmente de arte antes y después de este trabajo. Y luego tenemos el escándalo causado por las imágenes de Mapplethorpe. Sus desnudos explícitamente sexuales, documentando ideas que la burguesía apenas se atrevió a soñar, fueron nuevamente demasiado para que el mundo del arte las asimilara rápidamente. Se necesitó una digestión considerable, con la ayuda de una gran cantidad de medicamentos antiácidos, para que la comunidad artística los aceptara: el público en general sigue siendo hostil. Pero el caso con el Serrano fue diferente.

No es que Serrano no haya innovado en la dimensión puramente artística de su obra. Se especializa en humores, líquidos, secreciones y similares, y Piss Christ sigue esta línea original. Pero en él fue más allá de la formalidad y la técnica para presentarnos algo que desafía algunas de las creencias más arraigadas de la comunidad occidental. ¿O él? Tal vez, a pesar de todo el ruido que provocó su trabajo, no dijo nada que planteara el desafío que los que protestaron en contra lo acusaron de hacer. Quizás el mensaje de la obra esté en perfecta armonía con esas creencias de las que ha sido acusado de socavar. De cualquier manera, ya sea que lo haga o no, la duda permanece, y eso en sí mismo desafía al observador.

La acusación es que Serrano no mostró el debido respeto por Cristo, el Hijo de Dios. Cometió un sacrilegio, una profanación. Eso es lo que algunos miembros de la comunidad cristiana, particularmente miembros del clero, lo acusaron de hacer. Pero se podría argumentar fácilmente que la falta de respeto en Piss Christ no es por la divinidad, sino por la fe cristiana. En un sentido, se le considera que ha pecado contra Dios, en el otro contra el cristianismo. En cualquier caso, la afirmación es que fue demasiado lejos. Tomar una fotografía de un crucifijo sumergido en orina y exhibirlo como una obra de arte indica un desprecio total tanto por Cristo como por aquellos que creen en él. Incluso en una sociedad donde se acepta la libertad de expresión, esto es intolerable y seguramente no prudente. Algunos sostienen que no debe tolerarse. Lo que empeora el acto es que el trabajo se mostró públicamente y que esto fue posible gracias a un subsidio de fondos públicos, fondos derivados de impuestos pagados por personas muy religiosas cuyas creencias supuestamente el trabajo se burla e insulta.

Ilan Stavans:

¿Alguna vez has cabreado con un crucifijo, Jorge?

Gracia:

Estoy seguro de que lo hice, aunque no lo recuerdo. Después de todo, vengo de Cuba y mi familia era nominalmente católica cuando nací. Fui bautizado y había crucifijos por todas partes. No tenía fotos mías con un crucifijo colgando de mi cuello cuando era un bebé, pero estoy seguro de que tuve una en algún momento, y también estoy seguro de que me enojé y el crucifijo obtuvo parte de ella. Pero supongo que eso no cuenta, ¿verdad? Eso no es lo que quieres decir. Me preguntas si yo, con toda la intención y como adulto, alguna vez me enojé con un crucifijo, o tal vez incluso si he considerado hacerlo.

Esta es una pregunta muy seria que plantea la cuestión de si la pieza de Serrano es sacrílega y, por lo tanto, si el escándalo que causó estaba justificado. Para aquellos que sostienen que orinar en un crucifijo es un sacrilegio, un pecado mayor, tiene que haber una intención, y yo no podría tener ninguna intención de orinar en el crucifijo cuando era un bebé. Pero, ¿la pintura de Serrano debe interpretarse como una meada en Cristo o en la fe y, por lo tanto, como un sacrilegio?

Creo que necesitamos desglosar lo que estamos hablando de varias maneras. Por un lado, es importante señalar la identidad del meador. ¿Es enojado el cristiano, y si es cristiano, la persona en cuestión es católica o protestante? ¿O es él o ella un no cristiano, un musulmán, un judío, un confuciano, un hindú? Aparte de esto, debemos pensar también en el motivo. ¿Por qué alguien mear en un crucifijo? ¿Por animosidad personal hacia el cristianismo en general o hacia el cristianismo católico en particular? ¿El resentimiento contra los excesos y abusos llevados a cabo en los últimos dos mil años por los católicos contra otros cristianos y por los cristianos contra otras religiones? Aún más, tenemos que preguntar de qué estamos hablando cuando dices “meando”. Porque, Ilan, aunque te hayas enfocado en orinar, lo que tenemos en el trabajo de Serrano no es molestar en absoluto. Orinar es un acto que implica excreción. Es comparable a defecar, aunque dado que estamos usando “mear” tal vez no deberíamos tener reparos en decir “cagar”. En ambos casos nos estamos deshaciendo de los desechos de nuestro cuerpo.

El acto de mear tiene connotaciones importantes que tienen que ver con el poder. Más en el caso de los hombres, cuyo acto es una especie de desafío. Implica sostener su pene y apuntarlo hacia afuera, exhibir la parte más privada del cuerpo masculino y hacerlo sin reparos. Solo presumiendo. Aquí tengo algo poderoso, un símbolo de mi machismo. Déjame mostrarte, la prueba de mi virilidad y poder como hombre. Incluso cuando un niño pequeño y desnudo toma su pequeño instrumento, arquea la espalda y lo señala, hay algo insolente. Solo necesitamos mirar el famoso Manneken Pis, para tener la sensación de una descarada impiedad. Es encantador en un niño, pero en un hombre adulto, es mucho más que eso. El acto, cuando se hace en público, se convierte en un signo de desafío. Y cuando la orina se dirige hacia alguien o algo, dice: “Oye, mira, lo hago contigo porque eres de la misma calidad que la orina. Eres desechable, no vales nada, como orinar ”. Orinar a alguien es humillarlo, aplastar al ego, ponerlo en el lugar apropiado, un lugar subordinado, un lugar de inferioridad. Es casi como decir: “¡Eres una mierda!”

¡Pero el trabajo de Serrano no nos presenta un acto de meado! Es un crucifijo inmerso en mear. De hecho, el título no es Pissed Christ o Piss on Christ, o Pissed Christianity o Piss on Christianity, sino Piss Christ. Por lo tanto, no es necesario interpretar que la pieza implica que el crucifijo, Cristo o el cristianismo están enojados. El significado del trabajo podría ser muy diferente. Podría significar que Cristo, y tal vez el cristianismo en su conjunto, está inmerso en la orina, que es algo muy diferente. Porque entonces la obra no implica un insulto a Cristo o incluso el cristianismo, sino una crítica de los cristianos, de la comunidad cristiana. La obra de arte podría convertirse en un grito contra aquellos que han manchado la cruz y la fe, no una mancha de la cruz o la fe. Pero antes de continuar, me gustaría saber por qué me hiciste la pregunta que hiciste.

Stavans:

hago la pregunta y me pregunto si podría hacer lo mismo en un rollo de Torá, el artefacto más sagrado del judaísmo. La Torá, como saben, es un libro. Bueno, no solo un libro sino el Libro de Libros, que significa la Biblia. Lo que hace que la Biblia sea esencial no es solo su base religiosa, sino que pretende contar la historia del mundo desde la creación hasta el presente, sino también su autoridad moral. Los Diez Mandamientos están en él, no se citan una sino varias veces. Su entrega del Monte Sinaí por Moisés, el líder religioso del pueblo de Israel, la gente exitosa que abrazó el monoteísmo en un momento de lucha militar y teológica, se presenta como una escena cinematográfica de proporciones cósmicas. La Torá está escrita en hebreo con porciones en arameo. El texto supuestamente está escrito por Dios en una lengua humana, lashon b’nei Adam. De nuevo, ¿mearía en la Torá? No.

Sin embargo, entiendo el impulso de Serrano. Es un impulso definido por la ira. Ira contra la religión por restringir la libertad humana. Ira por lo que la Iglesia Católica ha convertido el crucifijo en un objeto de opresión. Para mí, la Torá no es un objeto de opresión. Sé con certeza que la ortodoxia en el judaísmo se trata de extremos. Los ultraortodoxos están en contra del aborto, reducen a las mujeres a poco más que cuidadoras y se resisten a la modernidad como una distracción de las formas dictadas por Dios. Rechazan el progreso científico, tecnológico y en general social. Pero una gran parte de los judíos de hoy han dejado de lado la opresión de las religiones al respaldar una visión secular del mundo. Esa ruptura ocurrió durante la Ilustración, ya que los enciclopedistas franceses como Robespierre, Diderot y otros estaban reevaluando el conocimiento humano más allá de los límites de la iglesia y mientras los combatientes en la Revolución Francesa de 1789 buscaban establecer un sistema de gobierno republicano antimonárquico. .     

El secularismo no es el fin de la religión, es simplemente otra modalidad, incluso si esa modalidad es categóricamente negada por los ultraortodoxos, quienes creen que solo ellos son los guardianes de la llama.

Nuevamente, el secularismo no es antirreligioso. Personalmente, el tema de Dios es central en mi cosmovisión. Soy un creyente débil, aunque no soy incrédulo. Soy un racionalista que defiende la mente como mapa y herramienta para todo. La fe viene en segundo lugar, pero tiene un papel. ¿Cuál es la función del arte en una sociedad secular? Para ayudarnos a definirnos a nosotros mismos. Para probar las aguas. Alguien como Andrés Serrano es importante. Pero también lo es la reacción contra ella. Son parte de la misma moneda. Es esa moneda, con sus dos caras, lo que me interesa.

Gracia:

Te sigo, pero me gustaría distinguir entre dos obras de arte: una es la que tenemos frente a nosotros y la otra es una fotografía de Serrano meando en un crucifijo. Sería difícil interpretar el último de una manera que no fuera insultante para la fe cristiana, o como se ha dicho, una profanación. Pero el Serrano que tenemos podría muy bien interpretarse como una acusación del estado actual del cristianismo, y ni siquiera, como parece sugerir, una acusación del cristianismo en su conjunto, sino del cristianismo católico. Serrano es una sociedad latina y latina es predominantemente católica. No tengo idea de si Serrano es creyente o no, y no creo que importe de ninguna manera, ya que no estamos hablando de Serrano, sino de Piss Christ. Lo que importa es que el contexto de la obra es católico. El uso del crucifijo con la imagen de Cristo en él lo deja claro, porque la mayoría de los protestantes son iconoclastas, no aceptan imágenes, una doctrina que comparten con el judaísmo y el Islam. Son principalmente los cristianos católicos, y particularmente los católicos romanos y ortodoxos, quienes aceptan imágenes en rituales religiosos. Los católicos se arrodillan frente a las imágenes y les rezan. En la teología católica se supone que esto significa que están orando por las realidades que representan las imágenes, no por las imágenes mismas, así es como eluden el cargo de idolatría. Sin embargo, los protestantes generalmente consideran lo que los católicos hacen con las imágenes como idolatría y aborrecen la práctica de adorar y rezar a las imágenes.

Ahora, si usted es católico y le preocupa el estado actual de la jerarquía católica: los escándalos interminables sobre la pederastia, la alianza de la jerarquía y el apoyo de dictadores crueles en lugares como Argentina y Chile, por ejemplo, los escándalos bancarios en el Vaticano, y otros excesos: el Serrano podría convertirse en una obra de arte extraordinariamente piadosa. Su significado se convierte en una crítica a la jerarquía católica por participar y a la comunidad católica en su conjunto por tolerar en silencio, el comportamiento corrupto y anticristiano. La obra se convierte en una crítica desde adentro, un instrumento de la fe, muy en la línea en que Cristo se comportó con los fariseos en los Evangelios, su limpieza del Templo y sus insultos contra su codicia y falta de respeto por la tierra santa. En lugar de ser sacrílego, el trabajo se convierte en un trabajo de piedad, una defensa de una verdadera fe cristiana, sin mancharse por las acumulaciones de corrupción. Pero si no eres católico, entonces tu crítica, aunque tal vez válida, podría ser hostil no solo a la condición actual de la comunidad católica y su jerarquía, sino a la comunidad cristiana y a la misma fe. Esto me lleva al punto de preguntarte si te has cabreado con un crucifijo y qué habría significado hacerlo en tu caso.

Stavans:

no me he enojado con un crucifijo, ni lo haría yo. Pero he quemado una Biblia. Y no solo una Biblia, sino varias otras obras importantes que pertenecen al canon occidental. Por qué, puedes preguntar. Mis respuestas son múltiples. En mis memorias On Borrowed Words (2001), hablo sobre quemar el libro de Borges en mi patio trasero. Esto no tiene mucho que ver con la religión. O tal vez sí, si se considera el parricidio como un aspecto de la religión. Cuando era un escritor joven, buscaba dos caminos: mi libertad como creador y el conocimiento absoluto e intransigente de los escritores que admiraba. Borges fue uno de ellos. Tenía una biblioteca personal sólida que incluía cada libro suyo, a veces en las primeras ediciones. También tenía algunas copias firmadas, copias originales de Sur, el diario en el que publicó muchos de sus ensayos e historias, etc. Un día, mientras intentaba encontrar mi propia voz, me frustré. La frustración vino de la comprensión de que admiraba demasiado a Borges. Hace un tiempo hablaste de Sócrates. Borges era mi Sócrates personal. No solo sabía todo lo que había que saber sobre él, también soñaba con él. Como resultado, él me controló. Mi escritura fue una extensión de la suya. Entonces, descontento conmigo mismo y con él, un día decidí que era hora de nacer. Con esto quiero decir convertirme en mí mismo. La única forma en que podía hacerlo era exorcizar a mis demonios. Hice el exorcismo como lo hizo el Santo Oficio de la Inquisición: usando fuego. Lamento profundamente el incidente. Y sin embargo, me liberó. A partir de entonces, mi relación con Borges fue menos tiránica.

Mi quema de la Biblia es una historia completamente diferente. Tiene que ver con explorar los límites de la censura y los trucos que emplean los censores. Verá, nos entusiasma la quema de libros importantes. Kristallnacht fue un acto ritualista: la destrucción de libros judíos por parte de los nazis. Tales destrucciones son tan antiguas como el libro como un transportador de información. Como saben, el mismo emperador que construyó el Muro Chino también destruyó todos los libros del reino. Su objetivo era comenzar de nuevo, con él en el centro, mientras separaba su reino del resto de la humanidad. En Don Quijote hay una escena en la que se queman libros. En Auto-da-fe de Elias Canetti se incluye una escena similar. Y, por supuesto, el Fahrenheit 451. de Ray Bradbury. De todos modos, quemar libros es malo, ¿verdad? Especialmente la quema de libros canónicos. Sin embargo, siempre nos deshacemos de los libros. Eso es porque nuestra cultura produce todo tipo de artículos reemplazables y los libros son parte de este material evanescente. Entonces, ¿por qué nos enojamos si la Biblia se quema pero no si la Biblia se tira? Como experimento, hace unos años decidí quemar un montón de copias adicionales de la Biblia que habían estado en mi biblioteca personal durante mucho tiempo. Podría haberlos donado a una biblioteca local, que es algo que siempre hago con los libros sobrantes. Pero quería quemarlos precisamente porque el acto está supuestamente prohibido. ¿Y sabes lo que pasó? Nada. Así es: no pasó nada. Tal vez porque la Biblia significa mucho para mí (es un libro que releí constantemente y sobre el que he escrito mucho, incluido el libro With All Thine Heart (2010)), el acto fue ridículo. Porque la quema de libros no es lo que nos enoja. Es el odio lo que provoca ese ardor. El odio es lo que quema los libros, no el fuego. No odiaba las Biblias que quemé. Simplemente los quemé como si fueran basura desechable.

Ahora me pregunto: ¿qué hay de mear en la Biblia? Mi respuesta es: claro. Tampoco veo ningún problema con ese acto, por la razón exacta que te acabo de dar. Orinar es un acto natural. Lo hacemos todo el tiempo Algunos consideran inmoral orinar en un objeto sagrado. Pero no para mí. Orinar no es inmoral y, por lo tanto, orinar en la Biblia estaría bien. Y, sin embargo, me pregunto: ¿qué pasaría si alguien me tomara una fotografía mientras orinaba en la Biblia? Mi respuesta sería: que así sea. Aún así, mi acto de orinar en la Biblia ahora sería una actuación pública, lo que significa que tendría implicaciones más grandes que un simple acto anatómico. Puedo verme causando un alboroto, necesitando explicar mi acción, y así sucesivamente. ¿Eso me detendría? No, no lo haría. Por otro lado, no haría pis en la Biblia específicamente para que mi fotografía se tome mientras se realiza el acto. Eso, en mi opinión, sería censurable. ¿Por qué? Porque no estaría orinando en la Biblia; en cambio, estaría actuando frente a una cámara. Y si estoy actuando, entonces debo ser consciente de los actos en los que participo porque tienen implicaciones más grandes.

Puedo sentir empatía con Serrano por orinar en un crucifijo si su sensación era que la Iglesia era tan opresiva que necesitaba ser criticada. Su crítica es válida, aunque cruza la línea hacia la amoralidad. A su vez, permítanme preguntar: ¿por qué es controvertido que los musulmanes vean representaciones de Mohamet en los dibujos animados? La respuesta es que sienten que su Dios está siendo profanado. ¿Tienen razón? Pues lo son. Pero así como puedo orinar en la Biblia y Serrano puede orinar en el crucifijo, con implicaciones de que ambos actos van mucho más allá de nosotros, los musulmanes deben reconocer que un mundo pluralista, uno en el que la democracia es parte de la ecuación, permite el disenso. Y la disidencia a menudo da un giro desagradable. Esto no puede ser una excusa para la violencia. La única respuesta aceptable es el diálogo.

Gracia

Sacas a relucir otra dimensión del tema que también está bien ilustrada por Serrano. Esta es la destrucción de objetos: en su caso, los libros, la Biblia; en el caso de la obra de Serrano, su destrucción por una mafia en Aviñón, donde se exhibía. Por cierto, la destrucción de obras de arte no es inusual. Tenemos el caso de los talibanes que destruyeron antiguas esculturas y estatuas en Afganistán en su afán de adherirse a una forma intransigente del Islam. Y tenemos el caso de la destrucción de una obra de Leon Ferrari en Buenos Aires por una multitud de fieles, guiados por un sacerdote.

La ley es bastante clara en la mayoría de estos casos. Ferrari presentó una demanda en los tribunales argentinos y ganó el caso. El caso de los talibanes fue generalmente condenado por la comunidad internacional. Y no sé qué pasó en el caso del Piss Christ. En cualquier caso, la ley castiga la destrucción de la propiedad privada que pertenece a otros que no son el destructor. Destruimos todo tipo de cosas que poseemos, como lo hizo con la Biblia, y lo he hecho con fotografías, recuerdos personales, documentos que he escrito, etc. Y la ley, por supuesto, no interfiere. Legalmente, nadie tiene el derecho de destruir a Piss Christ sino Serrano. Entonces, quienes lo destruyeron son culpables de un acto ilegal. Pero la pregunta interesante es la moral, ya que la ley es bastante limitada en su alcance, y con frecuencia consideramos que es correcto violar las leyes que nos impiden hacer algo que creemos que es correcto. La pregunta es si es correcto para nosotros destruir objetos que ofenden nuestras creencias y nuestras personas cuando no nos pertenecen. ¿Tengo derecho a destruir una caricatura mía que hizo algún artista cuando lo considero insultante y perjudicial? Tal vez, pero solo si se demuestra que la caricatura me daña de alguna manera, y si tenía la intención de dañarme. ¿Qué hay de la religión? Para los protestantes y los judíos, la representación de Dios en alguna imagen es un pecado. Los ídolos son inaceptables, y siguiendo el ejemplo de Moisés, parecería que moralmente tienen derecho a destruirlos, ¿no es así?

De esto se deduce que aquellos que lo hagan serán recompensados ​​en el cielo por su coraje en mantenerse firmes en sus principios, incluso si son castigados por las leyes humanas por la destrucción de bienes que no son de su propiedad. En consecuencia, los talibanes deben ser elogiados, y también lo serían los protestantes, si de repente se alborotan, destruyendo imágenes y estatuas en las iglesias católicas. Después de todo, ¿no se comportan de acuerdo con los mandatos de Dios, como lo ven? ¿Y debemos castigarlos por actuar de acuerdo con su conciencia?

Si te sigo, crees que deberían ser castigados por actuar según sus creencias. Y su sugerencia es que necesitan entender que vivir en una sociedad pluralista y democrática implica abstenerse de acciones como las mencionadas y ser castigados por esas acciones cuando las cometemos. Pero esta razón no sonará lo suficientemente buena para aquellos que son creyentes ardientes. Ciertamente no impidió que la mafia en Aviñón destruyera al Serrano. La tolerancia y la democracia no parecían suficientes.

Stavans

Puede que no parezcan suficientes, pero eso es lo único que tenemos: la tolerancia como un valor que fomenta la convivencia. Sí, la destrucción del arte es una característica de la historia humana. Esto es como debería ser. Las mismas leyes darwinianas que gobiernan el mundo animal gobiernan el mundo artístico. Lo que sobrevive es el resultado de una serie de factores. Si cada pieza artística producida perdurara en el tiempo, no seríamos capaces de apreciar lo que tenemos. Así como el olvido es un componente esencial del recuerdo, la destrucción es necesaria para la creación.

En este sentido, quiero invocar una de mis novelas favoritas, una que junto con Don Quijote es, en mi opinión, la mejor civilización hispana que jamás haya producido: Cien años de soledad, otro trabajo contingente que define quiénes somos. Uno de los motivos de la novela de García Márquez es la tensión entre hacer y deshacer. Los personajes, tanto masculinos como femeninos, crean para destruir y destruyen para crear. Es un ciclo eterno, tan antiguo como la costura de Penélope en La Odisea.

Pero quiero hacer una excepción con algo que dijiste, que la única persona que tiene derecho a destruir a Piss Christ es Andrés Serrano, el artista que creó la pieza. No estoy de acuerdo contigo de todo corazón. Una vez que se crea una obra de arte, ya no pertenece a su creador. Es parte de la herencia humana. Es decir, no tiene un propietario individual, solo un propietario colectivo. Sí, Jorge: aunque creo en los artistas como dueños de su obra en términos económicos (el arte es propiedad privada y los derechos de autor están en manos del artista), no creo que los artistas, una vez que su trabajo está fuera de casa, ya no son los dueños de lo que produjeron. Eran el conducto, los secretarios, si quieres usar esa imagen. Permitieron que el trabajo se materializara. Pero esa materialización, una vez que es parte del dominio público, los deja fuera de él. Su nombre es solo una referencia: ¡Ah, Serrano, el artista que hizo Piss Christ! Esa es la forma de verlo, y no: ¡Ah, Serrano, el artista propietario de Piss Christ!

Gracia

Ahora estamos entrando en áreas en las que el diálogo se está calentando porque podemos estar en desacuerdo. Así que déjame empezar donde empezaste. Usted mencionó anteriormente que la tolerancia y la democracia son suficientes para prevenir la destrucción que provocan los iconoclastas. A lo que respondí con un argumento en el sentido de que no lo son, porque la tolerancia y la democracia no son objetivos convincentes para quienes se dedican a la destrucción sin sentido de piezas de arte que tienen mensajes con los que no están de acuerdo o que perciben que socavan sus creencias. A esto respondiste que “[E] hey podría no parecer suficiente, pero eso es lo único que tenemos: la tolerancia como un valor que fomenta la convivencia”. Creo que en realidad al decir esto ya has ido más allá de la tolerancia, es decir, estás proporcionando fundamentos para la conveniencia de la tolerancia. La tolerancia se vuelve deseable porque es un valor que fomenta la existencia humana. La razón de la tolerancia no es la tolerancia por sí misma, sino porque es la clave de algo más básico, la existencia humana. Y de hecho, aquí es donde quería que fuéramos. Para la existencia humana es ciertamente un valor que debería atraer a todos. Digo “debería” porque en realidad no atrae a algunas personas, ya sea porque están locos o porque han sido corrompidos por el adoctrinamiento a tal grado que han olvidado que la existencia es un requisito previo de cualquier otro bien. Piense en bombarderos suicidas, por ejemplo.

Pero me gustaría refinar el punto que señala al señalar que la única forma de convencer a los iconoclastas es haciéndoles ver que lo que hacen va en contra de sus propios intereses. No creo que discutir con ellos que la destrucción sea mala sirva de nada. Pero mostrarles cómo su destrucción de lo que odian puede provocar la destrucción de lo que aman, incluidas sus propias vidas, creo que tiene la posibilidad de ser persuasivo. Y el punto que haces sobre el darwinismo lo enfatiza. La supervivencia del más apto es la ley de la naturaleza, por lo que también rige a los humanos y los artefactos que creamos. Es por eso que mostrar que cierto comportamiento va en contra de nuestro impulso básico de vivir es la mejor manera de convencernos de cambiarlo.

Entonces, tal vez nuestro desacuerdo no resultó ser un desacuerdo después de todo. De hecho, eso también se aplica al otro desacuerdo que mencionó, a saber, que el artista es el propietario de una obra de arte y, por lo tanto, el único que tiene derecho a destruirla. La razón por la que creo que no hay desacuerdo es porque usted garantiza que “económicamente” el artista es el dueño de la pieza y, por lo tanto, tiene el derecho de destruirla. Después de todo, seguí mis comentarios diciendo que el punto interesante es el moral, no el regido por la ley. Por ley, solo el dueño de algo tiene el derecho de destruirlo, ya sea arte u otra cosa, siempre que el artista no lo haya vendido, es decir, le pase el derecho de posesión a otra persona. Cuando los artistas venden sus obras, pierden el derecho a ellas. Sin embargo, para repetir, la pregunta interesante se refiere al tema moral: ¿Quién tiene el derecho moral de destruir una obra de arte, independientemente de quién la posea?

Parece sugerir que es el dueño “real”, lo que yo llamaría el dueño moral, de una obra de arte, a lo que agrega que es un colectivo, aunque no especifica el colectivo en cuestión. Y no por una razón, porque la humanidad es tanto colectiva como compuesta de muchos colectivos. El colectivo general es la raza humana. Pero esto no resolvería el problema del derecho a destruir ciertas piezas de arte en la medida en que la raza humana en su conjunto no está de acuerdo con la destrucción de piezas de arte particulares, como lo demostró la protesta contra los talibanes. Entonces deben ser colectivos particulares, pero ¿cuál? ¿Una nación, un grupo étnico, hombres, mujeres, miembros de un grupo religioso, transexuales, aquellos que valoran la pieza, aquellos que la entienden? ¿Qué pasa si la obra de arte fue creada y nunca se ha mostrado? ¿Dónde está el colectivo entonces? Quizás solo el autor sepa de la existencia de la pieza. Otra posibilidad favorecida por los idealistas, los románticos y algunos religiosos es que el verdadero dueño es una especie de divinidad, pero esto seguramente no es aceptable. En resumen, me temo que tengo más preguntas que respuestas. Como diría Sócrates, he alcanzado un estado de perplejidad. Afirmó que ese era el comienzo de la sabiduría, pero en este momento siento como si supiera una sola cosa, que no sé.

Stavans:

Yo, en cambio, lo sé. Estoy encantado de que hayas invocado, y lo has hecho de manera elocuente, el concepto de dueño moral del arte. En mi opinión, todos nosotros podríamos estar moralmente conectados y moralmente reflejados en la obra de arte, sin embargo, ninguno de nosotros tiene el derecho moral de destruirlo, no importa cuán ofensivo pueda ser ese arte. El argumento moral se derrumba cuando se plantea la cuestión legal: solo el artista tiene derecho a destruir su obra. Ni siquiera un coleccionista que lo ha comprado tiene ese derecho. Porque aunque la adquisición de la obra lo ha hecho pasar del artista al coleccionista, el artista sigue siendo responsable de ello. Un coleccionista de Piss Christ de Serrano podría haberlo comprado porque le encanta la pieza. O podría haberlo comprado porque lo odia y quiere mantenerlo alejado de los ojos de otras personas. En cualquier caso, sería falso sugerir que, debido a que ese coleccionista lo posee, las ideas representadas en el trabajo ahora son suyas. Son únicamente del artista. Entonces, ¿qué sucede cuando el artista muere? Nadie tiene derecho a destruir la obra. Le pertenece a todos. Su durabilidad está sellada en la conciencia humana.

Gracia:

Creo que tienes en mente la idea, y no el artefacto. Es esta idea la que está, o debería estar, más allá de la propiedad particular. Pero esto abre la puerta a otro laberinto, seguramente sin fin. Dejémoslo entrando para otro momento. 

Categories: Featured, Interview, Visual Art

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s